jueves, 6 de julio de 2017

El amor en tiempos de la no pendejez



El amor en tiempos de la no pendejez

No todas las entradas tienen que ser un súper choro mareador verdad? A veces hay cosas que solo deben fluir y ya. Ayer soñé contigo Fernando Pacheco, hace mucho que no pasaba pero insisto, creo que jamás he soñado tanto con alguien como contigo. Fue un sueño lindo, la verdad. Cuando lo sueño, lo extraño.

Estoy en la oficina y tengo CERO ganas de trabajar, como que pensé algo muy peculiar y abrí mi preciado blog. Es muy bonito cuando uno se llega a apreciar tanto y lo suficiente como para no ponerse en situaciones incómodas o que causen dolor. Cuando ya stalkear te vale madres, cuando no le preguntas a nadie por NADIE, cuando vengarte te da hueva, cuando lo único que realmente te importa es salir adelante y sentirte bien contigo. ¿Será madurez? La verdad no lo sé, pero se siente tan bien!!

Me pregunto lo que llegará a ser enamorarme después de todos estos procesos. ¿Cómo se vivirá el amor  después de llegar a esta etapa en la que ya no estas dispuesto a tapar el sol con un dedo, ni a aceptar estupideces, joterías y derivados, ni a creer que el pobre indigente bueno para nada es Superman. Cuando solo estás consciente de que quieres y necesitas a un cómplice, alguien con quien divertirte, platicar, apoyarte, compartir, convivir, hacer el amor (diario y si se puede 3 veces al día), viajar y en resumidas cuentas, disfrutar el tiempo y la vida. Un compañero, un aliado, un amante. No importa que no sea el príncipe (es más, basándome en todas las historias de pseudo príncipes que conozco de hecho pediría el universo que POR FAVOR NO LO SEA). Un ser humano que te caiga bien, te haga reír y te guste mucho ¿está cañón? Pues yo todavía lo quiero, lo espero y no solo eso, LO EXIJO!

Y es que muchas teorías dicen que enamorarse es apendejarse pero yo confío en que también podemos enamorarnos sin dejar el cerebro guardado. Y esa es la clase de amor que me gustaría experimentar en este momento. Sí está muy bonito sentir mariposas en el estómago, pero dejar que se salgan de ahí y te revoloteen en las neuronas comiéndose a cada una de ellas, es lo que ya no sirve. Que se queden en el estómago, así bonito, emocionante y controlado no? Sí se podrá? Hay que averiguarlo... 




El fin de un sociópata

La muerte del sociópata: Cerrando el ciclo Este espacio fue abierto con la finalidad de contar mi historia a lado de un sociópata na...