martes, 8 de agosto de 2017

Sobreviviendo a un sociópata



Sobreviviendo a un sociópata

¡Hola mis queridos triperos! Gracias porque mi blog tiene ya más de 850 visitas, me siento muy contenta de que haya sido tan bien recibido, por ello es que pienso seguir compartiendo con ustedes y aportando lo que más pueda para identificar sociópatas y tomar las precauciones necesarias para no salir perjudicados.
Ayer tuve una plática muy interesante con un muy buen amigo a quien no veía hace muchos años y justo salió al tema el asunto de mi blog. Me felicitó por tener el valor de hablar de algo tan personal y hacerlo público, pero sobre todo destacó la importancia que podemos llegar a tener como "voceros" cuando nos sucede algo que deseamos que no le pase a nadie más y ponemos aunque sea un granito de arena para que haya un mayor conocimiento de cosas que a veces desconocemos por completo y que justo por ello nos atacan. Justo le decía que yo verdaderamente desconocía el término sociópata antes de encontrarme con este sujeto.
Así que no cesaré en mi esfuerzo de que se le caiga la máscara, a éste y a otros que estén circulando por ahí. Ojalá cada día haya más mujeres (y hombres también) conscientes de que estos inadaptados por desgracia existen, que sus carencias y vacíos son tan grandes que buscan llenarlos a toda costa con los sentimientos y la aprobación de los demás, y que pueden llegar a hacer un daño irreparable si y solo si, uno se los permite. Les dejaré por aquí este blog que me pareció interesante pues contiene información importante sobre el tema: https://sobreviviendoasociopatasynarcisistas.blogspot.com/

Conocerlos, desmitificarlos y quitarles el poder, para dejarlos expuestos al sol, tal y como lo que son: seres mediocres, infelices, pobres y muy cobardes. Y recordemos algo: ¡los cobardes nunca triunfan!

"No son nada más que unos seres vacíos, llenos de un odio infinito hacia los demás, hacia ellos mismos. Ya lo hemos mencionado alguna vez pero lo queremos recordar, un viejo monje dijo una vez que lo que el mal no soporta es que se rían de él, que le pierdan el miedo y el respeto.  Ya sabes lo que tienes que hacer."

Seguiré leyendo, compartiendo e informando, pues encuentro en ello la única cosa positiva y la razón fundamental por la que tuve que vivir lo que viví y por la que soporté tanta basura. Me encantará que me compartan experiencias, pregunten, opinen y todo lo que implique hacer de este espacio algo funcional y de valor. Estaba tirando justo todas las fotos que por alguna razón desconocida aún conservaba. Ahora sé por qué no las borré. Son útiles para seguirte desenmascarando Eduardo Montoya. No sabes con qué gusto comparto esta historia y esta advertencia para que tu suerte (que por cierto es finita), sea cada vez más corta. Y aunque tu peor castigo es soportarte a ti mismo cada día, con tu enorme insatisfacción y todas las mentiras de las que vives impregnando a tu entorno, nunca está de más que circule cada vez más información sobre lo que haces y las formas tan bajas en las que te manejas (personal e incluso laboralmente). ¿Qué se puede esperar de estas fichitas? LO PEOR... hasta abortos en su haber! 








"Su sentido de grandiosidad: pobres o ricos, atractivos o feos, educados o no, invariablemente piensan que pueden controlar todas las situaciones y a todas las personas. No parecen ver que tienen una impulsividad descontrolada, que junto con su ceguera ante sus limitaciones, los lleva a cometer errores groseros.  Aún aquellos que llegaron a altos niveles sociales suelen terminar expuestos e incluso enjuiciados. "



Cuídense. He tenido trato con gente a la que este zángano lastimó y es indignante saber cómo puede salirle bien su juego durante un tiempo. Pero es muy bonito poder demostrarte, enfermo, que la gente sana a pesar del dolor vive mejor, que tú jamás vas a ganar y que esto, por mi cuenta corre, va a llegar a muchísimas personas, conocidas, desconocidas y por conocer! Este es uno queridos lectores, al que yo me topé, pero hay muchos, caminando entre la gente, colándose como si fueran personas civilizadas en un empleo y peor aún, en la vida de alguien. Son tóxicos, viven en un mundo de mentiras y lastiman a la gente casi por hobbie.
Desgraciadamente éste engendro tiene un hijo, que espero de corazón no aprenda absolutamente nada de él. Pero si tú que me lees estás en este momento con uno de estos, o peor aún, con éste, es momento de abrir los ojos y no permitir que se salgan con la suya. Si lo ven, huyan, niñas, señoras y señoritas... si lo ven caballeros, una partidita de madre no estaría de más, jajajaja. No se crean, no vale la pena ensuciarse sus manitas. Recomiendo mucho que lean el blog que les mencioné, les recuerdo también que vuelvan a leer mi primer entrada, donde relato la historia con el sociópata: http://viajesunshine.blogspot.com/search/label/trastorno%20de%20personalidad

Aunque juré que no volvería hablar más de él, pues él en sí mismo no tiene importancia, lo cierto es que la situación sí es algo que puede cobrar relevancia, y en este momento creo fervientemente que destapar a esta gente y dar a conocer más abiertamente lo que significa la sociopatía, puede ayudar a que nos cuidemos más y mejor. Y por ello continuaré con el objetivo primordial de mi blog, dar a conocer experiencias que puedan servir para que otras personas puedan prevenirse, o bien, saber que van a sobrevivir después del golpe porque les digo nuevamente: ¡los cobardes nunca triunfan!

Porque su amiga Sunshine soy, esta advertencia de vida les doy. 


El fin de un sociópata

La muerte del sociópata: Cerrando el ciclo Este espacio fue abierto con la finalidad de contar mi historia a lado de un sociópata na...