miércoles, 20 de diciembre de 2017

El fin de un sociópata



La muerte del sociópata: Cerrando el ciclo

Este espacio fue abierto con la finalidad de contar mi historia a lado de un sociópata narcisista que en aquel momento me hizo mucho daño. La principal razón fue que yo desconocía todo lo que ahora sé y que he tratado de compartir en las líneas que he escrito para este blog, mismo que nunca esperé tuviera tal respuesta y fuera tan visitado.

Consideré justo y necesario dar un cierre ya que, aunque definitivamente quiero seguir escribiendo y compartiendo las cosas que pasan por mi vida y mi cabeza, a partir de ahora no tendrán nada que ver con enfermos y trastornados como este tipo con el que ahora sí puedo decirlo, tuve la fortuna de toparme. Se preguntarán ¿por qué fortuna? si estos entes no saben más que hacer mal a todo lo que les rodea, en cualquier ámbito de su vida. Pero sí, señoras y señores, hoy puedo decir que fue una fortuna ya que, gracias a esto, aprendí mucho no solo de este tema, sino lo más importante: aprendí mucho sobre mí. La forma en la que procesé todo el engaño y las mentiras de un personaje de esta calaña me ayudó finalmente a concretar proyectos, a reconocer lo capaz que soy y la fortaleza que tengo para enfrentar las circunstancias. Lejos de querer sonar como "únete a los optimistas”, verdaderamente puedo decir que entender todo esto y romper de tajo con el lazo que me unía a este parásito, me llevó a tomar muy buenas decisiones, mismas de las que me siento realmente orgullosa. Y yo espero de verdad que todos los que me leen, y los que han pasado por algo similar, con éste o con otros, puedan sentir un día la satisfacción de tener a estos lastres fuera de sus vidas y rehacerse, desde lo más hondo, para volver a ser quienes eran antes de toparse con esto, o mejor todavía, superarse y ser aún mejores.

Entre todo lo que he leído hubo algo que me llamó mucho la atención: la gente trata de advertirle a las nuevas “víctimas” sobre la persona con la que están, intentando prevenirles o advertir a lo que se atienen. Yo puedo decirlo de cierto, eso no funciona. La persona que está en estos momentos a lado de estos acomplejados está tan ciega como alguna vez lo estuvimos nosotros. Hoy recuerdo cómo yo tuve una advertencia por parte de una de las chicas con las que se acostaba y aún así preferí creerle a él. Por lo tanto, a la pobre incauta que está ahora en mi lugar, no pretendo abrirle los ojos (cuando no pudo abrirlos desde la primer entrada donde conté toda la historia). La compadezco muchísimo, ya que su debilidad la convirtió en presa fácil, y hasta que ella no decida abrir los ojos y poner un alto, este vividor le chupará la sangre, gota a gota, hasta que desaparezca. Ni hablar.

Comenzaré por contarles que hace unos meses me enteré (porque de verdad me enteré sin yo buscarlo ni proponérmelo) que se casó con una pobre viuda con 2 hijos. Esto me hizo dudar todavía más de que esta pobre mujer haya sido quien escribió el supuesto anónimo, y lo único que pude sentir fue mucha pena por ella y coraje sí, de que este desgraciado mida cada vez menos a quién se lleva entre las patas. Tus papás no te hablan ya, tienes que ir por la vida buscando amigos ajenos en redes sociales… ¿no te queda claro que terminarás más solo de lo que ya de por sí estás? ¿Qué ganas hoy con tu farsa? Aparentar que no eres un enfermo y tratar de desmentir lo que sabes que se sabe, miedo a la soledad, un mejor puesto, un mejor salario quizás, y la posibilidad de verle la cara a una mujer necesitada a distancia, mientras sigues haciendo lo que te viene en gana y revolcándote con cuanta te haga caso (y seamos honestos, esto no se da por tu linda cara sino por tu ya muy estudiada labia). Tan cobarde o más de lo que te conocí. Verdaderamente eres una lástima, a la que he decidido dedicar estas líneas, con las que finalizo esta etapa. 

"El día de hoy quiero dar un cierre a este espacio que abrí para compartir la historia de alguien a quien he apodado cortésmente el #cerditonarcisista. Y juro que no te lo puse por gordo Montoya, sino porque se necesita ser un cerdo para actuar de la forma en la que has actuado en tu vida.

En los últimos días sentí mucha pena por ti, sé que sigues buscando amigos (y a los míos)… pobre de ti. Los amigos se ganan, no se andan mendigando por ahí. Como sabes he leído bastante sobre sociópatas  y narcisistas (la verdad nos hace libres), y realmente entendí mejor que nunca el infierno en el que vives a diario. Sé que siempre he sido muy superior a ti, tanto así que estoy segura de que jamás te creíste del todo que en verdad te quisiera y menos aún, que te hubiera perdonado después de todo lo que habías hecho. Como toda persona trastornada vives saboteando lo bueno que tienes, y así seguirá siendo hasta que te quedes tan solo como finalmente te mereces. Hoy tienes lo único que podías tener y a lo único que podías aspirar. Es una pena que seguirás llevándote gente entre las patas, pues el día de mañana que te levantes nuevamente insatisfecho, deseando estar en otra parte, recurrirás de nuevo a tu inmadurez y herirás otra vez a alguien, lamentablemente. Lo bueno es que creo que dentro de todo, internamente no te engañas y sabes que al final del día el que pierde más eres tú. Y nuevamente te sientes un hoyo negro, tan poca cosa, tan insignificante. Y ¿sabes qué? Lo eres y lo serás hasta el día en que no decidas hacer algo para dejar de serlo.

Ahora escucho tu voz llamándose a si mismo “exitoso” ¡y me das tanta lástima! (y risa)

El narcisista tiene una preocupación excesiva por la aprobación de los otros y una hipersensibilidad a la crítica. A todos nos preocupa lo que digan de nosotros; lo que opine la gente de nuestro círculo familiar, social, académico, laboral. Sin embargo, la preocupación del narcisista es extrema; parece de pronto que todas sus acciones están encaminadas a ser mirado por los otros, reconocido, aplaudido y a partir de este reconocimiento, sentirse valioso y menos vacío.

De verdad lamento que tu madre te haya hecho tanto daño y haya dejado tantos traumas en ti. Probablemente serías una buena persona si hubieras sabido asimilar tanto miedo e inseguridad. Vuelvo a decirte, lamento profundamente que tengas un hijo, porque desgraciadamente muchos de sus valores serán forjados por medio de la figura de un padre completamente irracional, inmaduro, mentiroso, egoísta, compulsivo, manipulador, indeciso y caprichoso, pero sobre todo, enfermo. Muy enfermo y con un corazón completamente podrido. Ahora que sabes que ya sé todo de ti y cómo ocultaste tu verdadero ser tras un personaje acorde a mis ideales para lograr estar a mi altura y que así pudiera fijarme en ti (sabes que de otro modo jamás habría sucedido), te agradezco por lo menos que te hayas esforzado tanto. Fingiste y trataste durante un buen tiempo, y debió ser sumamente complicado luchar día con día con tu inferioridad , tus complejos y la envidia que siempre sentiste hacia mí. Puedo decir que por lo menos tienes el mérito de haber intentado subir para hacerme creer que estabas a mi nivel. Ahora que te veo tan abajo quiero despedir este espacio para siempre."


Les dejo links con información, hay muchísimo material, sobre todo en inglés, pero les aconsejo, tampoco se saturen. Con lo que les he podido compartir en las distintas entradas de este blog, con los que les dejo aquí y con la experiencia personal que ya les relaté, creo que es más que suficiente para que puedan estar alertas e identificar a esta gente dañada que invariablemente los dañará si así lo permiten.

Gracias a todos por haber leído, compartido y escrito públicamente o en privado, y de corazón les deseo una vida llena de emociones y logros. Que el año que está por llegar les traiga satisfacciones múltiples y aprendan a dejar la basura fuera de casa.

¡Un abrazo desde lo más profundo de mi ser!




Links:





Pinterest:

El fin de un sociópata

La muerte del sociópata: Cerrando el ciclo Este espacio fue abierto con la finalidad de contar mi historia a lado de un sociópata na...